domingo, 17 de junio de 2007

Shanghai, es o no es China?

Desde que llegué a China y elegí asentarme en Shanghai, no tardé mucho tiempo en empezar a preguntarme si vivir aquí es vivir realmente en China. Aún después de 6 meses sigo reflexionando al respecto. Lo primero que solemos conversar entre expats a la hora de hablar sobre la experiencia de vivir en China es sobre este tema y la primera frase que suele surgir espontáneamente de todos nosotros, casi sin pensarlo por un segundo es ..."bueno, Shanghai no es China realmente" ....
Es cierto, las imágenes de Shanghai de rascacielos, torres futurísticas, autos de lujo de marcas europeas, edificios históricos art-deco, maisons francesas distan notablemente de las imágenes que están construidas en el imaginario que casi toda la gente tiene sobre China, la Gran Muralla, la Ciudad Prohibida, el templo Shaolín cuna del Kung Fu, los techos de infinitas pagodas recortándose contra el cielo, imágenes de una cultura milenaria, de grandes imperios y guerreros de honor; o bien sino una imágen más cercana, la de Mao, el Comunismo, los monoblocks sórdidos, el anti-imperialismo.
Y es cierto, de ambos escenarios Shanghai no tiene absolutamente nada, sería hasta la antítesis de ellos. Donde en China hay pagodas aquí hay rascacielos, donde hay monoblocks aquí hay shoppings de lujo, donde hay casas de techos de tejas de la China rural, aquí hay maisons francesas, donde hay templos de dinastías milenarias, aquí hay edificios art-deco, donde hay tradicionales casas de Té acá hay Mc Donald's y KFC's y por encima de todo, si algo queda de comunismo en algún rincón de China, esta ciudad bien la llamaría el colmo del capitalismo, el consumo y la ostentación.
Lo cierto es que si bien Shanghai es especial por su historia particular dentro de la historia de China, esta ciudad, que ya me gusta más definir como una "gran obra en construcción" es una parte, aunque aún bastante pequeña, de la nueva China la de este siglo, la que barrie día a día con el pasado chino. Shanghai es diferente al resto pero es definitivamente China.

Pero no muy lejos de aquí se puede descubrir inmediatamente lo que todos imaginamos como China. En un país de 1.400.000.000 (qué numerito) de habitantes donde aún persiste un 50% de población rural no puede estar muy lejos. A sólo 40 minutos de auto fuera de la ciudad, se puede retroceder varias décadas y quizás hasta un siglo. Grandes comunidades varadas en el tiempo aún perviven hacia los lados de las nuevas autopistas de alta velocidad que vinculan los grandes polos industriales y financieros del Este de China. En ellas uno puede perderse, como habiendo retrocedido en tiempo y espacio. Conforman microclimas dentro de esta suerte de vorágine de crecimiento "non-stop" que se vive en el país. En estos pintorescos y precarios poblados, la gente es tranquila y sólo sonríe, el paso a menos de una hora de Shanghai, se reduce al de la velocidad de campos sembrados y arados con las manos por viejitos de surcos profundos en la piel, unos pocos dientes y espaldas curvadas. En un paisaje chato de casitas de material sorteadas entre bosques de flores y canales atravesados por milenarios puentes de piedra que aún sobreviven se esparcen estas comunidades y es hermoso recurrir a ellas para sumergirse en China, claro, la China que uno imaginaba y escarparse a este frenético y caótico paso de nunca parar de construir y de hacer negocios a toda costa.

Los dejo con las imágenes de hermosos rostros de China.


















noooo, no quiero fotossss noooooo. mamáaaaaaaaaaa


Encrucijada de troncos

2 comentarios:

...::: L@ K.N@SH@ :::... dijo...

Hola Nico...

Hace un par de meses que visito tu Blog, lo encontre en Google mientras buscaba información acerca de personas Locas que se van a conocer el mundo con tan sólo una mochila y su bicicleta.

Me llamo Catalina y vivo en Colombia. Tengo un amigo que hace 6 meses se le ocurrió ir a conocer Salvador Bahía, la Cuna del Capoeira en Brasil y aún no llega. Ha pasado ya por Ecuador, Bolivia y Perú, montado en su bicicleta junto a su hermano. (purosur.blogspot.com es su blog por si lo quieres visitar algún día).

Te comentaba que hace un par de meses visito tu página y me enloquece leer lo que escribes, el cómo llegaste hasta la China y las fotografías tan estupendas que has capturado. No sé quién eres pero mereces de mi parte, todas las felicitaciones y admiración por tan estupendo trabajo, por mantenerme enterada de esa otra vida que siempre he querido conocer, y por convertirme en la fans número 1 de tu BLOG.

Saludos al reconocido profesor argentino que te visitó hace poco y a ti por tan maravillosa vida: Sangre Argentina, espíritu Chino y pinta europea. jejejejej

Te mando un abrazo y muchos saludos,

Catalina Zapata

Anónimo dijo...

Hey
Ella tiene mucha razón, tu blog está muy padre. me gusta mucho verlo. china no suena como un país muy bonito, pero tú lo haces ver como si lo fuera, supongo que debe de ser un país muy bonito a su manera. suena a que eres valiente, dejar la vida común y corriente por vivir una experiencia exótica, suena tentador, pero qué miedo.
oye, una pregunta que yo y algunos amigos nos hacemos.. cómo funcionan los teclados en china?
Andrés