jueves, 20 de marzo de 2008

Paraíso culinario. El arte de comer.

mejor amigo del hombre a la cacerola (gentileza de Stella)

Quizás uno de los mayores placeres que encuentro de vivir en China es el de comer, porque comer en China es mucho más que cocinarse algo cuando uno llega del trabajo o salir a comer afuera o ir al supermercado a reabastecerse. Comer en China representa una práctica de la vida social de los chinos muy importante. Es un acto social en sí mismo y es un tema importante de la vida.

La oferta culinaria es vasta. Las calles de China pueden llegar a tener hasta 4 o 5 restaurantes o cantinas por cuadra. Los hay de todos los tamaños, precios y calidades pero lo más llamativo es que en todos (al menos el 99% de los que yo he visitado, y son muchos) se come bien.
Los menúes de los restaurants más que menúes son enciclopedias, son hojas y hojas de listados extensos de platos. De hecho una de las limitaciones más importantes de quien no habla chino es poder elegir los platos, lo cual deriva invariablemente en poner el dedo en el aire, cerrar los ojos, dejarlo caer y decir: "quiero esto". En los comienzos cuando no podía leer chino lo hacía y luego si el plato era rico me aprendía el nombre y me lo escribía en chino para ir armando mi propio menú. Esto, demás está decir me ha costado comer cosas extrañísimas y de origen dudoso pero he probado de todo y lo sigo haciendo. Hoy por hoy ya no tengo esta limitación pero en 15 meses en China les aseguro que debo haber degustado sólo un 3% de la oferta culinaria que tiene este país. Porque la oferta no deja de duplicarse, triplicarse, cuadruplicarse cuando uno empieza a incursionar en las especialidades de cada región, ya que en cada una se producen gustos, recetas, combinaciones y sabores totalmente diferentes.

Ya sé, muchos de Uds. en este mismo momento estarán diciendo : "yo suelo comer comida china en mi Chinatown amigo más cercano y es rica pero no es nada del otro mundo". Bueno yo les digo que la comida China fuera de China es lo que acá le sirven a los mendigos.
Solía ser un gran fanático de la comida China ya en Buenos Aires y hoy siento que allá sólo comía la comida que le dan a un enfermo en un hospital.
Es virtualmente imposible reproducir comida China sin la infinidad de vegetales, especias, aceites, etc que se encuentran acá. Los mismos chinos me recuerdan constantemente que "la comida fuera de China no es buena".

La comida y el acto de comer trasciende al campo de la conversación. El tema comida, en China, es uno de los temas más hablados, relevantes y discutidos entre los chinos. Hablan todo el día de comida, cuando comen hablan de lo que están comiendo, antes de comer hablan de lo que comieron ayer o de lo que van a comer después, cuando terminan de comer hablan de lo que comieron y luego ya empiezan a hablar de lo que van a comer a la noche para luego hablar de lo que comerán mañana.

Nunca se come de a pocos. Se sale a comer de a 8, de a 10 de a 15 cuantos más, mejor. Y cuando digo se sale a comer, no hablo de una ocasión especial ni de un cumpleaños ni de un fin de semana como en occidente. En China se sale a comer todos los días, es un momento más del día, una costumbre diaria, es el momento de reunión, de disfrutar de la comida, del acto de comer, de perpetrar la "fantasía" deseada y añorada de la que hablan todo el resto del día, casi un fetiche! De ahí la cantidad de restaurantes y el peso de los mismos como comercio. No se suele acostumbrar a cocinar en casa, se come afuera, en el restaurante, de a muchos, y mucho, porque cuanto más son, mejor se la pasa, más variedad se pide y más barato se come.

Es excesivamente barato comer de este modo y demás esta decir, placentero! Uno se sienta a comer de muchos, se ordena y los platos comienzan a llegar, la cantidad parece nunca terminar. Todos comemos todos los platos. Las mesas son circulares con un centro giratorio donde se ponen los platos y cada uno va rotando y sirviéndose. Por supuesto que todo sin excepción se acompaña con el omnipresente que acompaña a los chinos hasta debajo de las almohadas, el sagrado arroz. El arroz en China se cocina de manera que queda pegadito por el almidón que expide cocinado al vapor pero nunca quedando como masa. Es exquisito y es el complemento indispensable para toda la variedad inmensa de platos que se sirven.
En un almuerzo de todos los días junto a mis compañeros de trabajo, al menos unas 7 u 8 personas, solemos pedir unos 11 platos distintos, al igual que cuando se sale con amigos.
El costo por persona de una cena/almuerzo así en un restaurante promedio, de buena calidad, limpio y bien puesto puede ser de unos 15 o 20 rmb. Algo así como unos 2 a 3 dólares o 8 o 9 pesos argentinos por persona. Por el contrario puede resultar "caro" hacerlo sólo o de a dos y la variedad no es tan emocionante.
Se come a reventar en el almuerzo y en la cena, se come una delicia tras otra y se engorda !!!!
Hay chinos gordos, no muchos y jamás vi un obeso, pero todavía no me explico cómo con este nivel de fiesta culinaria diaria son tan delgados como son, ojalá esto aplicara a mí pero no me salvo de haber subido varios kilos, cada uno BIEN ganado y disfrutado, JE!!!!!

Y qué se come? y no sé cómo contárselos si es por nombre no van a entender nada si es por descripción es aburrido y no lo van a entender.
A ver; muchas verduras de todos los tipos, nunca crudas, siempre saltadas en wok. Platos con carne de vaca, de cerdo, de pollo y pescados de todo tipo se sirven cocinados en una infinita cantidad de variedades y combinaciones en todas las comidas.
La comida picante y la bien picante sobre todo la comida de la provincia de Sichuan( 四川) reinan entre las favoritas pero siempre se atenúan sirviendo paralelamente platos agridulces como la calabaza u otras verduras y eso produce un efecto muy rico en la boca.

Luego están las cosas más ajenas a la cultura occidental, el perro, la tortuga, los insectos, las víboras, las ranas, los escuerzos, etc.
De estos he comido muchos ya. La tortuga se sirve a caparazón abierto, tiene una textura pastoza y es color negro azulado, una vez habiendo barrido la barrera psicológica, prueba ser una verdadera delicia. Los insectos son crocantes y algunos medios espesos. Hace poco me comí algo así como unas orugas y por momentos creía que tenía en la boca esa pasta que le explota a la cucaracha cuando uno la revienta con una zapatilla. Es un sabor...exótico.
Mi comida más reciente, luego de mucho pensar ( de hecho tuve que dejar de pensar) fue comerme un mejor amigo del hombre, no me pregunten qué raza era, me costó comerlo y no lo terminé, no era feo pero por cada masticada pensaba en todos los perros que tanto amo y eso me lo hacía difícil. Es puramente psicológico, acá estamos hablando de perros de criadero como se crían a las vacas, no son perros domésticos que la gente de los restaurantes agarra de la casa o de la calle para hervir a la cacerola. La única queja que tengo es que es un plato caro.
El plato que nunca me termina de gustar es el de la sangre coagulada de gallina que viene en una sopa con especias y son como bloquecitos babosos de gelatina color sangre. EY! no se horroricen con esta que en Argentina nos comemos la sangre coagulada de la vaca servida a la parrilla.

Por otro lado las frutas y verduras son un manjar a lo largo de todo el año ya que no pasan por ningún tipo de frigorífico. Vienen directo de las zonas de producción y están siempre frescas.

Pero el paraíso culinario no sólo pasa por los gustos y los sabores. Pasa también por la disponibilidad. Vivir en China es olvidarse de: "hoy qué invento para comer" y del tiempo que lleva hacer la comida, y el ensuciar y después tener que lavar y todas esas pesadillas hechas realidad.

Madre, tías y abuelas hay una sola, no? pero vivir en China es como tener a cada una de ellas esperando ansiosa por cocinarte en cada esquina y sin límite de horario porque en China, los chinos comen todo el bendito día y se puede entrar a cualquier cantina o restaurante sean las 4 de la tarde o las 10 de la mañana y pedir pollo saltado con ajo, maní, ajíes y salsa de soja con arroz.
Siempre un/a cocinero/a estará felíz y disponible para prepararte el plato a tu gusto, porque también, uno si quiere entra a la cocina y les dice haceme esto y lo otro con esto y con lo otro !!
Los chinos mismo suelen pedir platos personalizados.

En fin, en mi vida de los últimos 15 meses no existe la preocupación por el "qué voy a comer". Perdón, me corrijo, sí existe, es estresante, porque hay tanto para elegir, y es tan rico y tan barato que uno dice QUE VOY A COMER HOY!! Ya empiezo a pensar como chino, pienso todo el día en comer o en qué voy a comer, es decir, qué voy a elegir hoy, en qué lugar, comida de qué región, de qué tipo.
Entonces, la solución más eficaz que encontré a este "problema" constante es decir: "DAME TODO" .....Funciona ! :)

Comer acá, es emocionante, sentarte en el restaurante es como subirse a una montaña rusa, el corazón empieza a latir, no sabés cómo va a ser, qué te va a tocar, mientras estás bajando a toda velocidad y la adrenalina te llena las venas es como cuando estás comiendo y saboreando todo, y cuando el recorrido termina quedás pipón como escarabajo boca arriba y solo falta que alguien venga a hacerte cosquillitas en la panza para disfrutar más.

China es sin lugar ni espacio para mis dudas, EL paraíso culinario terrenal; es cómodamente mi segundo paraíso culinario de predilección siendo India el primero indiscutible, pero ahí ya estamos hablando de la trascendencia del paraíso, hablamos del NIRVANA mismo! :)

fotitos.

una cena de todos los días
Orugas?
Tortuga
Pata de cordero
frutas
almorzando

4 comentarios:

Mordi dijo...

Hola Nico!

No son orugas, sino pupas. Es el estadio que sigue, el intermedio entre la "oruga" y la mariposa.
upongo que si veo a alguien con semejante bicho en la boca no dejaré de pensar en la pelicula "El silencio de los inocentes".
Seguramente la pupa sea menos grasa que la oruga. Y menos amarga o venenosa. Por otra parte, es aùn menos esclerotizada que el insecto adulto (la mariposa).
A mi' me recuerda a las colecciones de la facultad, en tarros con alcohol.

Por el momento, sigo siendo vegetariano y amante de la cocina mediterrànea.

Verónica dijo...

que más Nico, me encanta la visión abierta de un occidental frente a las comidas orientales, es difícil encontrar personas que tengan una mente abierta en relación a los alimentos, en mi país la situación de las ideas preconcebidas no dejan que las personas prueben otros platillos.

Tu blog me encantó y te voy a enlazar al mio.

Verónica
http://www.homohabitus.org/cocina/

cecilia dijo...

ola noko!!! te acuerdas de mi?? soi cecilia de malaga!!! la ke eskribe todo KON K!! jaja
me encanta tu blog!!!
un beso!!!

http://cid-e90fa35ec0459779.spaces.live.com/

Anónimo dijo...

solozzo, una locura lo que comen. Sabía que eran los mejores chefs del mundo, si hasta he visto las creatividades del Iron Chef y sus retadores. Por algo Marco Polo trajo de vuelta tanta cosa de allá. Impresionante, te envidio porque soy también un aventurero culinario y me encanta lo picante (pero conozco poco de la comida indú). Abrazo, illucio