sábado, 21 de junio de 2008

Colgate en China


Pollo acogotado de percha. Shanghai.

Una de las cosas que me resulta más entretenidas de andar por las calles de Shanghai y de China en general es ver como le gusta a los chinos colgar a los cuatro vientos la más amplia variedad de cosas orgánicas e inorgánicas sin distinción. Esta es una costumbre cultural se traslada desde los más pobres hasta los más ricos. Tanto en los callejones de los barrios populares como en los rascacielos de alta categoría la ropa es el hilo conductor. El paisaje urbano de China es como un gran exhibidor de los trapitos al sol más íntimos de los chinos. Si uno quiere ver cómo visten los chinos o tal chino en particular, es tan simple como deambular por la ciudad y mirar alrededor para ver felízmente el vestuario de cada persona en China. Desde los calzones de la abuela, la hasta tanga de la jovencita que se casó con el empresario exitoso, desde las medias rotas y la camiseta del abuelo hasta las camisas del político y las zapatillas del nene, todo se exhibe a la luz del día en la vidriera china.
Pero eso no termina ahí porque entre sábanas y frazadas soplando al viento se ven pollos y patos estrangulados colgando de perchas. Pescados, carnes, pollos, pantalones, camisas todo cuelga en China y el paisaje es....MARAVILLOSO!

En medio de esta selva de prendas y animales colgados los chinos se desplazan en precarias bicicletas transportando cualquier montaña de chatarra o cualquier elemento indispensable. Los chinos van y vienen de a millares por las calles, siempre en sus óxidadas y rechinantes bicicletas llevando, cosas. No dejo de preguntarme por qué y hacia dónde llevan tal o cual cosa pero no deja de fascinarme.

Aquí algunas muestras.

Sábanas, ropas y carnes.

Carnes emperchadas y elongando el cuello del pato detrás

Bombachas y carnes

ropas y multitudes

casita de cachibaches

Piel de pescados

ropas

cubiertas

garráfas

ropas

TV s.XXIII

ropas urbanas

4 comentarios:

Lorena dijo...

Hola Nico!

Es increible las diferencias que hay entre culturas, me imagino los olores que debe haber!! Claro que el olfato se acostumbra, lo mismo en México con el olor de las comidas, al principio son fuertes y despues de unos años ya no son significativos.

Saludos.

Sabrina dijo...

wow. Bueno y cuando la acaban de colgar no le caen a los trasenuentes el monton de "gotitas" de agua?

cecilia dijo...

ola niko!!!!
aki en malaga, si dejas la ropa o cualkier cosa colgando de tu venatan: puedes estar seguro de ke te lo van a robar!!! jaja
no es broma, eh?
gracias por seguir con este estupoendo blog!!! gracias

L.V. dijo...

otro mundo...guau!

te seguiría haciendo preguntas acerca de qué es lo que te impulsa a seguir en los días malos, qué sientes ante la gente que encuentras, cómo vives lo de sentir cercanas a algunas personas y luego perderlas hasta quizás nunca verlas...


realmente estás viviendo una aventura