jueves, 4 de diciembre de 2008

MADE IN CHINA. Alienación y disociación.



   Una de las cosas más difíciles de poder captar para el que está fuera de China es la magnitud del costo que tiene el crecimiento de este país. La realidad de un mundo invadido, rebalsado y abarrotado de productos MADE IN CHINA ya no le es ajena a nadie y encontrarlos forma parte natural de la vida cotidiana. Desde la conciencia que tiene el occidental promedio sobre esta situación, hasta la más absoluta ignorancia de un sudanés de Darfur en estado de inanición que está siendo ametrallado con armas provenientes de China, virtualmente, en cada rincón del planeta hay un producto hecho en China y como bien sabemos no hay rubro que quede fuera.  

   Pero sostener este nivel de producción para abastecer a un planeta entero en creciente demanda definitivamente no ocurre de manera simple. Sí, ya estarán pensando que voy a mandarme un texto sobre lo que "todos" ya "saben" o leyeron:  explotación, gente trabajando turnos de 18 hs diarias, sin descanso y viviendo en las mismas fábricas, etc. Sí, todo eso es cierto pero no me voy a quedar en estos hechos, que en la gran mayoría de los casos son así de terribles y ciertos, sino que voy a tratar de ir un poco más allá através de una experiencia personal. Lo más peligroso de esta situación es que se terminaron frivolizando dos hechos: 1)casi todo es MADE IN CHINA y lo sabemos, es imposible negarlo y nos toca directa o indirectamente todos los días, y 2) escuchamos muy seguido por radio o TV o leemos en los diarios que en China hay explotación laboral, que las condiciones de vida son malas, que la contaminación provocada es terrible, etc pero ya se ha repetido tanto que lo tomamos como un hecho normal. En consecuencia, se deriva en un estado de disociación. Es decir, todos consumimos productos MADE IN CHINA que "sabemos" que existen a costa de la explotación, por lo tanto esto es un hecho normal y se incorpora a nuestras vidas como algo ajeno que no afecta directamente nuestra realidad.  Es cierto, hasta ahora esto no es disociativo sino asociativo, es decir, como lo vemos es: China+explotación = productos made in China, pero si me acompañan, más adelante voy a llegar a mi punto. 

  Durante mis tres últimos meses trabajando en China pude llegar a comprender fehacientemente el costo del crecimiento de China y poder asociar en persona cómo se produce lo que luego llegará a cada rincón del planeta. En mis primeros textos en este blog me he esforzado lo más posible para poder describirles o hacerles ver la velocidad abrumadora a la que crece este país y cómo, ciudades como Shanghai se transforman a un paso frenético que se puede ver y sentir día a día. Pero al empezar a trabajar como arquitecto en este país me permitió también en poco tiempo adentrarme directamente en este mecanismo de producción sin pausa.  A un ritmo alto comencé mis primeras semanas de trabajo y en mi labor de diseñador me pusieron a cargo de un cliente muy importante del estudio chino/inglés para el que trabajaba, Nike. Corría la cuenta regresiva a los Juegos Olímpicos y para poder sentar su presencia en el mercado y no quedar como una sombra del sponsor oficial, Adidas, había que desarrollar obras y eventos que le permitieran a Nike tener la presencia que a la empresa le corresponde en semejante mercado. Las horas se volvían más y más largas, y el trabajo y la presión se volvían más y más alienantes. Para mi tercer mes en el estudio ya promediaba las 14hs diarias y ya llevaba más de mes y medio habiendo tenido que resignar los fines de semana. Me acostumbré a salir de mi casa a las 8.30 am y volver invariablemente entre las 21 y las 01 am del día siguiente. Los vuelos ida y vuelta a Beijing eran el momento perfecto para dormir y tratar de no pensar. El monstruo Nike, ostentando su poder imponía y demandaba las cosas en tiempos irreales. Bajo el lema por el cual los CEO's y paladines del gigante con sus sonrisas y espíritu de plástico, viven y respiran, avanzan siempre sin detenerse y nunca pero nunca tomando un NO como respuesta. TODO es posible, para ello, sólo tienes que hacerlo. Y les aseguro, no hay la más mínima contemplación por parte de ellos del factor humano. Te ofrecen hacer trabajos para ellos, tú tienes que agradecerles porque ellos te dan la oportunidad a ti. Si no aceptas el desafío pues que venga el siguiente.Para el séptimo mes en el estudio y bajo un estado avanzado de cansancio, stress y presión, se venía el evento más importante: El lanzamiento internacional del modelo de zapatillas número 23 de Michael Jordan, las últimas en la historia. Todo giraba alrededor de ello por aquellos días ya que la obra dedicada al ícono del basketball debía terminarse el 22 de febrero para ser inagurada el 23 de febrero en Beijing para recibir al mismísimo astro en la apertura.  Esto implicaba dos cosas 1)  Debía hacerse todo en tiempo record (teníamos sólo 3 semanas para diseñar, documentar y construir)  2) año nuevo chino caía durante dos semanas dentro de esas tres.  Este último no es un dato menor.  Año nuevo en China es el momento más importante del año en la vida de los chinos. Son dos semanas consideradas como las más auspiciosas y donde millones de chinos que viven en las grandes ciudades, entre ellos la mayoría obreros y gente humilde, invierte todo lo que tiene para volver a su casa en los pueblos rurales. Es básicamente, su única oportunidad para volver y ver a su familia. Sumado a esto, es el único período del año donde más o menos el país se detiene a media máquina. La carrera por lograr sacar la obra adelante para la fecha impuesta por Nike comenzó. Las jornadas mías se extendieron a las 16/17 hs diarias de lunes a lunes.  Paralelamente había que lograr conseguir la gente necesaria para poder construir. Dado este período del año, no era fácil tampoco. Sumido entre diseños y constantes reuniones frustrantes y repugnantes con los ejecutivos de Nike continuaba como podía. Por otra parte, del lado interno del estudio no veía nunca ni la más pequeña remuneración por cada hora extra, ni una compensación en días libres, con mucho un mero "gracias". Toda esta suma de factores ya me había llevado a decidir que dejaría este trabajo lo antes posible una vez terminada la obra.Pero quizás lo más duro para mí estaría aún por ocurrir. Dos días antes del 23 de febrero salí de la vorágine y el encierro del estudio y me presenté en la obra en Beijing a verificar los trabajos de terminaciones y fue ahí cuando caí en la realidad. A la obra le faltaba mucho por hacer y las decenas de obreros que habían pasado el año nuevo chino trabajando en ella (y en consecuencia renunciando a sus familias por unos centavos más), andaban frenéticamente por rincones y andamios construyendo lo irrealizable.  Pero por un segundo me detuve en un lugar tratando de frenar el tiempo y ver en cámara lenta lo que ocurría a mi alrededor. Comencé a mirar a sus ojos y en ellos veía el deterioro y el cansancio, la lucha contra el sueño que ahoga y asfixia los ojos y la frente. Las ropas harapientas y mugrientas. En cualquier momento de fuelle entre trabajos los veía  desplomar sus espaldas contra cualquier muro que los contuviera y sumirse en un inquebrentable soñar de pie. Por los rincones se veían algunos sentados con las frentes en sus rodillas, otros contra mesas de corte, otros en alguna esquina donde los destellos de las soldaduras no los molestaran. Mientras tanto, la obra seguía en movimiento y no se detenía. Porque los ejecutivos de Nike venían con su frente arrogante a ladrar órdenes y saben qué? no miraban a la gente,  no los consideraban. Sólo miraban cuánto faltaba y si todo terminaría en los plazos indicados. Extender los plazos podía costarles tantos millones que  estaba totalmente fuera de la discusión. La gente no existía, no era un factor relevante.En ese momento mi cabeza explotó y durante los días que siguieron me sumí en un proceso de reflexión. La obra había concluido minutos antes de la inaguración y me encontraba ya cambiado, como invitado especial en la glamorosa fiesta de inaguración. El otro mundo, el mundo que disfrutaba de los beneficios de pertenecer. Miraba a mi alrededor, intentando detener el tiempo una vez más y todo el polvo del cemento de la construcción se había transformado en el maquillaje exquisito de gente "importante" con quienes los paladines de Nike sonreían idióticamente. El agua turbulenta de obra se transformó en champange, whisky y vinos por doquier. Los destellos de las soldaduras se transformaron en enceguecedores rayos láser y luces de discoteca. Los ruidos ensordecedores de martillos y serruchos se transformaron en estridente música electrónica y presentadores histriónicos, ya no había gente derrumbada por el cansacio sino había un desfile de gente relajada y artificial vistiendo cosas caras y exibiéndolas. En ese mismo lugar, en el termino de 24 hs el mundo y la realidad se habían transformado y yo no pertenecía a ninguno de ellos. Participar de ese evento me hacía sentir sucio y deshumanizado y era una sensación que no podía tolerar dentro mío.

Personalmente miré en retrospectiva y me vi dejando mi vida de lado por ese trabajo, al cual me sometí sumisamente. Fue algo que ocurrió quizás sin siquiera darme cuenta y sin tener conciencia del sistema al cual estaba colaborando para dar vida. Vivía con sueño permanente y me sentía muy deteriorado en todos los aspectos de mi salud y mis momentos de alegría devolvían sonrisas apagadas como acto de un reflejo forzado. Pero sin embargo esto no era nada comparado con lo que ví en los ojos de aquella gente que estaba construyendo lo que yo "ciegamente" había estado enviando en papeles y dibujos. Porque al final del día, aquellas personas no tienen elección y yo sí. Yo pude decir, NO MAS! no estoy viviendo y tengo las condiciones para poder cambiar mi vida. Pero ellos no. Ellos perdieron el momento más especial del año (quizás una vez más) entregándose por unos pocos centavos extra, lo hicieron dejando su vida y poniendo hasta su más minúscula energía como lo hacen todos los días, con el único objetivo que tienen: sobrevivir y enviar dinero a sus familias. Yo tengo la enorme fortuna del poder de elección y gracias a ello me bajé de ese tren y mi situación mejoró. Ellos HOY siguen haciendo lo mismo porque no les queda otra. Y lo van a seguir haciendo, cueste lo que cueste.

Esta realidad que les cuento sobre un solo caso puntual en el mundo de la construcción se traslada casi literalmente a todas las industrias en China. Para poder proveer a un mundo entero de productos baratos MADE IN CHINA hay que trabajar en consecuencia, cueste lo que cueste, porque el monstruo nunca se detiene y de ahí creo que surge lo más peligroso y donde caemos todos: la disociación de la cual hablaba más arriba. Una cosa es saber que tenemos productos baratos hechos en China que compramos todos los días y otra que también la explotación existe porque leemos o escuchamos hablar de ella en la tele, pero otra MUY diferente es tener frente a uno y MIRAR A LOS OJOS a quienes hacen que eso sea posible. DISOCIAR a ese Ser humano, que es tan humano como nosotros, del resultado que producen y con el que varios nos beneficiamos día a día es una de la cosas más tristes y dolorosas que nos pueden pasar como especie y seres vivientes que somos.

NO. Esto no es un manifiesto comunista. Esto no es un intento de boycott contra los productos MADE IN CHINA porque pueden y van a seguir existiendo. NO es una mera hipocresía ni filosofía fundamentalista anti-mercado. Es sólo el más humilde y pequeño de los intentos de aporte a que tengamos una conciencia más humana a la hora de tomar decisiones y atravesar esta vida en este mundo. Un intento de despertar nuestra responsabilidad sobre la vida de los demás. A que tengamos lo más presente posible en nuestra vida de todos los días la intención de asociar y no desarrollar la habilidad de disociar. Que detrás de esa cosa, ese objeto que conseguimos super barato, hay gente que como yo y como muchos de uds. tiene que vivir de una manera que yo y muchos de uds. no consideraría apenas posible y nos causaría estupor y terror del sólo hecho de pensarlo. Esos productos son resultado de otro Ser humano, que siente, que piensa y que sufre tanto como cada uno de nosotros. Colaboremos cada uno desde nuestro lugar a que esas cosas cambien. Esto no sólo ocurre en China, ocurre en todo Asia, Africa, Sudamérica y hasta en muchos países a los que solemos referirnos como "primer" mundo. Todos colaboramos para que eso ocurra, sin distinción de razas, clases sociales ni partidos políticos, todos también podemos colaborar para que eso NO ocurra trascendiendo los mismos.
 

18 comentarios:

Hernan Ojeda-Carolina Schatz dijo...

pibe. te pasate. muchas de las cosas ( como tambien haces referencia,) pasan aca... y eso de aostumbrarse,... seguro que no pensaste en Argentina?... Otro secuestro, otra muerte, otro impuesto, otra cometa con el dinero para un comedor....acostumbrado?.. puede ser, también insoportablemente saturado de vivir asi.....abrazo grande cuidate..

ceci dijo...

Nico,

Gracias por tu reflexion, por abrir los ojos, por mostrarnos lo que ven, por ayudar a otros a abrirlos.

Creo que es asi como se cambia algo tan grande, tan instalado: de a uno, es el trabajo hormiga el mas frustrante y el mas sutil, pero no lo dudes, es el camino para que algo cambie.

El contenido de tu blog es excelente. Gracias por compartirlo.

Anónimo dijo...

Hola Nico:
Es reconfortante ver que cada vez somos mas los que no queremos cerrar los ojos, o mirar para otro lado.Es verdad que lo que pasa en China, pasa en muchisimos lugares, donde la gente explotada, no solo adultos,sino tambien niños, sin un horizonte de futuro para vislumbrar mas alla de la propia y miserable supervivencia.Se esta transformando en un fenomeno mundial, una secuela secundaria mas del capitalismo salvaje, que por estos dias sacude el mundo entero.
La verdad es que aca en europa tambien se explotan trabajadores, que dejan la piel para poder ganar un misero jornal,y poder enviar dinero a sus familias.Les pagan mucho menos que a los trabajadores del "1º mundo", por el doble o triple del esfuerzo, obvio.Y ves personas que no trabajan para vivir, sino que viven para trabajar, para poder sobrevivir...no se muy bien porque quieren sobrevivir en estas condiciones, pero es asi.NO hace falta ir a ver los talleres de costura en argentina, donde esclavizan a los bolivianos,o en los super chinos, donde esas personas viven ahi adentro 365 dias al año.Aca en europa tambien se ve.Es que hay que saber o querer mirar.
No se si sirve para algo denunciar, pero al menos no cerramos los ojos, y seguimos en esta carrera por tener mas y mas, sin contemplar los costos.( que son ni mas ni menos que vidas humanas, miserables).
Bueno Nico, te mando un abrazo inmenso,y me alegra muchisimo que hayas podido parar la maquina y bajarte.Te deseo la mayor de las suertes, y si bien no se si podremos modificar la realidad que nos rodea,al menos la denunciamos y tratamos de no ser parte de ella.
Besos.
Ferchy de Valencia

Aldito y Romi dijo...

Gracias Nico por guiarnos una vez más por el camino de la toma de conciencia. Sin duda creo que es el primer paso para el cambio.

Nico sos grande, valiente y tu alma esta llena de luz. Yo se que somos muchos los que queremos un mundo mejor en el que verdaderamente se respete la vida.

Tu amiga que te adora.
Romi.-

Anónimo dijo...

nico, soy Jose Luis de la agencia de viajes de tarragona(españa), llevas razon en lo que dices, pero aunque no parezca se esta efectuando un cambio, muchos y cada vez mas pensamos en frenar este consumo desmesurado a "low cost",mi familia solo gasta lo necesario, en navidades y fiestas NO pisamos ningun centro comercial a comprar nada, ya que nada nos hace falta, y me refiero a que se puede vivir con muyyyyyyyy poco, y no hablo se ser tacaño, hablo de prescindir de lo que no es realmente importante, la verdad que es una ardua tarea donde todo, por lo menos aqui, esta relativamente al alcance de tu mano, lo dicho, la amistad, los amorios interesantes,y las buenas conversaciones son tesoros en alza y ¡ gratis ¡

JP dijo...

Hola Nico.
Un post realmente duro.
Tu vivencia y esa sesación que describís es parte del juego en el que estamos todos metidos.
Yo trabajé 8 años en Nestlé Argentina. Teníamos jornadas de 14 horas .Trabajábamos de lunes a sábado . Y los domingos nos llevábamos trabajo a casa.
Nunca estabas al día , siempre estabas atrasado.
Yo trabajaba en el Departamento de Ventas . Con todos los honores y todo el glamour . Ganaba 700 pesos por mes y pagaba 300 de alquiler.
Imaginate vos ,lo que ganaban los no calificados .
Tuve jefes europeos y ninguna daba en la tecla de como era la idiosincrácia argentina según ellos , hasta que decidieron traer uno que es Argentino y había estado en República Dominicana , que ese fué el que terminó de cargarse la Empresa.
El neoliberalismo va a llevar a la esclavitud a este mundo .
Todos esos magnates que describís , los he vivido Nico.
Lo bueno es que uno puede decir NO y buscar otra cosa.
Lo preocupante es la gente que tiene que agachar la cabeza y aguantarse.
Mucha suerte y nos leemos.
Chau

Carlos Tori dijo...

Excelente post Nico, gracias por la toma de conciencia.
Realmente me siento un privilegiado al poder elegir tambien.
Saludos

Paula dijo...

Gracias Nico por compartir tus vivencias.
Que tengas buen año
saludos desde Bs.As.

Pau

Anónimo dijo...

Nico: Como se lleva lo de la crisis internacional en China?Ayer me encontré con un amigo y justamente me comentaba que va a ser un desastre porque en las ciudades hay cada vez menos trabajo, y la gente se tiene que volver al campo.Me podes contar algo sobre este tema?.
Un abrazo y gracias por ser nuestra fuente de informacion china!!( sos nuestro corresponsal alla!!!)
Besos
Ferchy desde Valencia

Nico dijo...

ferchy, escribíme al mail :)

Anónimo dijo...

Me encantas sabelo.

Nico dijo...

jeje gracias pero, quién sos?

Anónimo dijo...

y si te lo digo pierde la gracia.
Deducilo

Nico dijo...

jejeje entonces estoy perdido! puede llevarme varias vidas deducirlo

Lucas Nam dijo...

Hola Nico,
Como te dije en el mail que te mande me siento muy pero muy identificado con tu manera de ver las cosas. Quizas porque somos los dos del mismo lugar, los dos arquitectos y los dos pasamos por la experiencia de vivir y trabajar en Asia.
Vietnam / Cambodia son lugares que siguen el modelo Chino (desde todo punto de vista), donde las grandes multinacionales son bienvenidas (previo pago de su 'derecho de piso' en billetes) y estas gustosas aceptan porque la ridiculamente barata mano de obra les traera ganancias millonarias.

Yo tambien me encuentro en un momento bisagra en mi profesión. No porque no me guste la arquitectura, nada que ver. Sino porque creo en la arquitectura como una disciplina que debería mejorar la calidad de vida de las personas, y cuando digo eso, me refiero no solo al usuario final del edificio, departamento, casa, local comercial, etc etc, sino tambien del tipo que puso ladrillo tras ladrillo para levantar una pared.
Asi que Nico, coincido totalmente con vos.
En Camboya he tenido que pelearme con contratistas que ponian a trabajar chicos en mi obra, simplemente porque les pagaban la mitad. O ponian más mujeres, a las que tambien se les paga menos (las mujeres trabajan en la construcción, y que por cierto son excelentes ya que atienden a los detalles, son ordenadas, etc)
Bueno, podria contar muchas experiencias por ese lado, pero creo que ya Nico lo puso claro... ESTA EN NOSOTROS.

Un abrazo y es un placer cruzarme con vos.

Anónimo dijo...

Hola, quiero que leas el libro de Andres Oppenheimer llamado: Cuentos Chinos. En el cual no hace referencia a la cruda realidad que tu has vivido en China.

Nico dijo...

hola, me gustaria primero que te presentes y me comentes quien sos. no tomo recomendaciones de cualquier persona.
Con respecto al senor Oppenheimer no tengo mas que decir que me parece un personaje nefasto. He leido sus columnas desafiando mi lado masoquista aunque simplemente para saber con que personas uno lidia en este mundo. Y me bastan para tener muy en claro que este hombre pocas veces puede hablar objetivamente de lo que escribe. Yo vivo en China, la experimento todos los dias, Oppenheimer solo escribe de lo que ve de afuera como buen charlatan con discurso de ultra-derecha que justifica las barbaridades que pasan en este mundo ya que la desigualdad que vivimos lo beneficia a 'el y a los buitres de sus amigotes, a los cuales les hace de sirviente.

Gracias de todas formas por tu comentario :)

Haru dijo...

ays como me encanta tu forma de pensar : D