martes, 3 de febrero de 2009

Vientos de Cambio


Luego de varias semanas de debates internos alrededor del mes de abril, decidí dejar China. Un país que me recibió con los brazos abiertos desde el primer día y me llenó de experiencias de todo tipo. Experiencias buenas, medias y malas sin distinción, me han aportado una gran riqueza como persona y han sumado mucho a este viaje que es mi vida.

A pesar de sus modos, sus costumbres y sus diferencias los chinos siempre me recibieron aceptando las mías. Para mucha gente son odiosos, sucios, asquerosos pero para mí son simplemente chinos con sus cosas buenas y cosas malas porque las mismas no dependen de las nacionalidades de las personas.

Dejar China no fue fácil. De Allí me vine a Sydney, Australia, donde pasé los últimos 9 meses. Y para mí fue aquí donde viví el shock cultural. Quizás sea por mi devoción por la cultura asiática y porque en aquél continente me siento como pez en el agua, pero adaptarme a una cultura de origen inglés, adaptarme a los modos y reglas de la vida en el tan llamado "primer"mundo no fue algo que ocurrió de un día para el otro sino un proceso que llevó varios meses de adaptación.
No es difícil de ver luego de ya bastante tiempo, que en cada lugar que uno elige estar se ganan cosas y se pierden otras. Quizás lo más duro de enfrentar fue que lo que ganaba estando en Sydney parecía nunca alcanzar para compensar lo que había dejado atrás en China. Ese permanente tire y afloje, se gana algo pero se pierde lo otro. Encontrar balance entre, "aquí tengo lo que no tenía allí pero allí tenía lo que no tengo aquí". Aceptar, que por más equilibrio que uno encuentre nunca se puede tenerlo todo. El tiempo pasó y entré de lleno en la vida australiana. Estuvo muy bien, acá se gana un alto standard de vida sin tener que ser rico ni estafar a nadie, se gana una virtual igualdad con todos los que nos rodean, se gana respirar un aire muy limpio y puro y poder nadar en aguas cristalinas libres de polución, pero también se pierde. La integración a la vida social australiana es muy difícil y aún cuando uno entra por algún rincón, nunca se siente lo mismo. No son latinoamérica, no son Asia. Son ingleses en una isla en el fin del mundo lejos de todo, y abrirle las puertas de la intimidad a alguien nuevo puede llevar muchísimo tiempo y aún así no sentirse igual sobre todo cuando la diversión en Australia es directamente proporcional al nivel de alcohol en la sangre, algo bastante complicado si son abstemios como quien les habla. 

Las diferencias al principio resultaban abismales. Mi primera salida a cenar en Sydney fue a un restaurant chino donde pagué 10 dólares un plato que en china cuesta 40 centavos y se consigue en cada esquina. De la misma manera en el transporte público nadie me aplastaba más ni me empujaban hasta la trituración. El turbio y gris celeste del cielo chino cambió por cielos que encandilan de brillantes. Pero una vida de comodidades en un mundo conocido le restó aventura y emoción a mi vida. La pérdida de insipiración total en la cultura que me circundaba no era compensada con nadar en aguas turquesas bajo cielos azules. 
Así podría citar miles de ejemplos de este ganar y perder. 

Pero hoy estamos en febrero de 2009 y el mundo está siendo tragado por los poderes financieros que lo dominan quienes han inventado esta perversa "crisis" que está dejando sin trabajo a una gran parte de la humanidad (como si ya no hubiera habido muchos antes) entre ellos a mí. 
A raíz de la situación del mundo me gustaría invitarlos a ver la película Zeitgeist: The movie y Zeitgeist: addendum porque tarde o temprano  es necesario un cambio radical y hay que estar informado y mantenerse alerta.

Como un nuevo desocupado debería dejar Australia pronto por temas de visa y volver a encontrar lugar. Dónde será? no lo sé. Volveré a China para seguir contando más historias sobre la misma y revivir este blog para tratar de entrenerlos un poco? No lo sé. Pero eventualmente lo sabrán. Estas situaciones deben vivirse como oportunidades y no como traumáticas.

Por ahora sepan que escribí casi la totalidad (casi, no toda) de lo que quería escrbir de mi año y medio de vida en China. Quienes visitan este blog por primera vez pueden navegar hacia enero de 2007 cuando llegaba al país e ir paso a paso leyendo sobre China, los chinos y vivir en ella y con ellos. Recibo decenas de mails con preguntas cuya mayoría se contestan solas leyendo este blog es por eso que primero los invito a leerlo ya que no siempre tengo tiempo para responder rápido si bien respondo todos y cada uno de ellos. 

Los dejo con algunas fotos finales y hasta la próxima.









10 comentarios:

juan dijo...

Hola Nico. Bueno che, que este cambio te sirva de comienzo a una nueva etapa en el viaje. Seguro que algo bueno le vas a sacar!

Me voy a Asia en Mayo, te escribo cuando sea más concreto, quizás nos crucemos.

Un abrazo.

joseluis dijo...

hola nico son el jose luis,spain,guau que buen cambio, yo creo que pasaria de visas y me iria a New Zealand, me han comentado clintes mios que la gente es muy maja alli, incluso mas que la aussie, y por supueto siempre te quedara nuestro Bs As querido, pero por lo que se oye intentaria seguir con la nostalgia y extrañarla de lejos.....lo que sea que decidas sera para bien ya veras .......

Lorena dijo...

Hola Nico
Espero que puedas encontrar tu lugar en el mundo.
Mientras tanto segui disfrutando cada momento donde te encuentres.
Te seguiremos leyendo!
Saludos

Joao dijo...

Saludos desde Venezuela... si hay algo contante es el cambio... has tenido el privilegio de vivir experiencias fascinantes que te han permitido tener una visión mucho mas ¿completa? del ser humano y sus particularidades... lo mejor está por venir, pero sin importar donde estes ¡No abandones el blog! soy un fiel seguidor de tus aventuras, salud!!

Ana & Boris dijo...

Hola Nico,

Soy Ana, española a la espera de marchar 2 años a Shanghai con mi chico y mi peque de 15 meses si la empresa del primero acaba por decidirse... Desde que lo supe hace meses sigo tu blog. Miles de GRACIAS por compartir tu experiencia, es una ventana al alma de China y,en concreto, de Shanghai, y para mí, una "guía" amiga y una compañía en este salto de occidente hacia oriente. Mucha suerte en tu nueva etapa, sea en Asia o donde fuere...!!(y ojalá te animes a seguir compartiendo tus andanzas y fotografías, son preciosas!!) Un abrazo, Ana

Dragonfly dijo...

Hola Nico,
Te he leido desde hace algún tiempo y me sentí increiblemente identificada con tus historias y viajes, en particular tu vida en Shanghai. Viví 10 meses con mi hija en Shanghai y nosotros deciamos estar en otro planeta, pero para mi fue de las experiencias más maravillosas, de dulce y agras pero la volvería a repetir. Es una ciudad increible y los chinos que alli conocí me han enseñado mucho. Espero volver pronto, solo que mi princesa ya no es tan chiquita y bueno extraña la familia...en fin.
Espero que en este momento de cambio todo te resulte muy bien y sigue contandonos de tus viajes, que enriquecen mi alma y me llenan de ilusiones.
Cariños,
Paola

JP dijo...

Hola Nico ! que bueno realmente eso de moverse así y de vivir aventuras . Asi que en Australia! que capo !. Saludos desde España.
chau

Mordi dijo...

Hola Nico!
concuerdo plenamente con vos acerca de lo enriquecedor que es ir descubirendo una nueva cultura. Salir cada día de casa y aprender algo nuevo.
Ojalà que encuentres un lugar que te guste y un buen trabajo para poder desarrollar tu actividad profesional y tu creatividad.
Y ojalà que tus experiencias sigan siendo inspiradoras de nuevas fotos y de nuevas notas.
Abrazo.

Anónimo dijo...

Hola Nico
Wow hay que animarse hacer tantos cambios radicales en nuestras vidas, y una de las cosas que uno aprende de haber vivido en tantos lugares, es que a la larga uno ya no es partede ningun lado, ni cultura, va absorviendo un poquito de cada una y dejar de ser lo que era.
Ojala encuentres un lugar en este mundo

Carolina desde Canada

Wra5 dijo...

Me entretuve leyendo algo de tu blogs saludos!!!!