sábado, 9 de enero de 2010

Eternamente gris

Un día como todos, sin lluvia, sólo gris.

   Finalmente es hora de romper el silencio. Llevo casi 8  meses viviendo en Chengdu y hasta ahora casi nunca me había sentado a escribir. En parte por la infinidad de cosas que ocupan mis días, pero por sobre todas las cosas por una inevitable necesidad interna de vivir y experimentar para poder contar. Recuerdo mis primeros días viviendo en Shanghai hace ya 3 años donde al poco tiempo de haber llegado ya me sentaba a escribir la explosión de emociones que me surgían. Esto no implica que ahora viva una explosión inferior sino que en una mirada retrospectiva a algunas cosas que he escrito en el pasado, creo que a veces he sido apresurado y no me he tomado el tiempo necesario para absorber más profundamente la realidad que me circundaba. Ello no ha hecho de dichos textos anteriores algo menos real ni mucho menos, ya que de haber sido así me hubiera encargado de hacer las correcciones pertinentes, no obstante, esta vez he optado por esperar y dejar impregnarme por una mayor cantidad de tiempo. Y eso es lo que he hecho durante estos últimos 7 meses y por eso, a pesar del enorme interés (y reclamo!!) que muchos de uds. me ha hecho llegar durante estos meses no me había sentado a escribir. Pero aquí estoy, y espero poder seguir satisfaciendo todas sus curiosidades. 

 Chengdu, es la capital de la provincia de Sichuan, ubicada al suroeste de China, más cerca de India, Nepal y Birmania que de Shanghai o Beijing. A escala nacional, no está entre las ciudades más grandes del país pero fue y es ciertamente una de las más importantes en la historia de China. Principalmente por haber sido históricamente la provincia más populosa. Hasta el año 1997, solamente Sichuan tenía 120 millones de habitantes. Fue en dicho año cuando una decisión política y estratégica del gobierno llevó a Chongqing (ciudad  a 350km al Este de Chengdu) a ganar su propia autonomía y a separarse de la provincia llevándose consigo sus 30 millones de habitantes. Desde aquel momento Sichuan es la segunda provincia más populosa del país con unos 90 millones de habitantes. 

En términos de desarrollo y crecimiento desmedido Chengdu no es la excepción a ninguna otra gran ciudad China del siglo XXI. Con unos 13 millones de habitantes, construcción exorbitante, torres de viviendas y oficinas que se levantan indefinidamente en el horizonte aparejadas de gigantes shoppings, con 1000 a 1500 autos nuevos que encuentran la calle cada día que se vive en esta ciudad, y perfilándose como el "Silicon Valley" de China parece difícil creer que Chengdu es una ciudad de segundo orden para los estándares del país.  Intel, IBM, NOKIA, Motorola, SAP, Siemens, Canon, HP, Xerox, Microsoft, Volkswagen son algunas de las compañías con base en la ciudad y sus alrededores. 

 Sin embargo a pesar de estos números y nombres por demás impresionantes, la ciudad es sin dudas una capital provincial. Chengdu es a Beijing o Shanghai lo que Mendoza o Córdoba son a Buenos Aires o Bilbao o Granada a Madrid o Monterrey a México DF. En el caso particular de China, Chengdu tiene una cualidad que la distingue de las otras mencionadas, el influjo de extranjeros es infinitamente menor. La población de extranjeros en Shanghai está bordeando el medio millón de personas, la de Beijing unos 400.000. En contraste, la de Chengdu apenas si llega a los 5000.  Eso tiene varias implicaciones para uno como extranjero residente, las cuales iré de a poco contando en otros textos. Pero en lo que respecta a esta introducción, Chengdu es definitivamente una ciudad provincial y 100% china, se siente en el ritmo, en la gente, en las costumbres y  tradiciones y eso es quizás lo más hermoso que tiene la ciudad. Vivir aquí es una verdadera experiencia de vivir en China a diferencia de las experiencias pseudochinas teñidas de sabor occidental de Shanghai y Beijing. 

 La ciudad también se adjudica (discutiblemente) dos grandes títulos: las mujeres más lindas de China y una de las mejores, sino la mejor y más deliciosa culinaria del país.  Temas que abordaré en detalle más adelante. 

  Quizás el bemol más importante de esta ciudad y que afecta a muchos recién llegados (y no tanto) es su ténebre clima. Geográficamente la ciudad se encuentra en una enorme cuenca plana a 500mts de altura sobre el nivel del mar, un pozo rodeado de montañas gigantes en todos sus lados. Los himalayas y el Tibet se levantan casi inmediatamente al oeste de la ciudad, como las cadenas montañosas al sur, norte y este. La ciudad está amurallada, protegida en el invierno de los temibles vientos provenientes de Siberia y dotada de un clima bastante equilibrado en las cuatro estaciones. Inviernos fríos pero no helados, veranos calientes pero no asfixiantes. Sin embargo, la misma situación geográfrica que la preserva de un clima áspero la condena a su clima casi eternamente nublado, neblinoso y gris. Chengdu es una de las ciudades con menos exposición solar anual del mundo y luego de casi 8 meses de vivir aquí y con tan sólo un puñado de días de ver el sol (los cuales nunca son completos) lo puedo confirmar. 
Como contrapartida positiva, la ciudad tiene una vegetación perenne notable que le devuelve el color perdido a una calidad urbana estéticamente gris; está atravesada por dos ríos hermosos cuyas costaneras desbordan de gente llena de vida y alegría; goza de barrios antiguos reciclados que son el escape perfecto a la gran escala urbana de la ciudad; templos milenarios taoístas y budistas donde se puede recuperar un poco de la espiritualidad perdida en el país.

Pero quizás lo más maravilloso y fascinante no está aquí sino en la inmediatez. La naturaleza está al pie de la ciudad, a pocos kilómetros aparece un horizonte indefinido de montañas enormes que conducen al techo del mundo, pueblos rurales varados en el tiempo, costumbres milenarias, etnias que perviven en la vorágine de un país que nunca se detiene. El fascinante universo de Sichuan se extiende como anillo alrededor de Chengdu y es un mundo aparte que no tiene desperdicio y sobre el cual contaré mucho.

Aquí van algunas fotos de referencia 

El río

El río y algo de sol

parques

amigos

Puentes

consumo en chunxi lu

8 comentarios:

M.O. dijo...

al finnnnn!!! yo soy de los que espera calladamente, pero ya queria ver Chengdu. Gracias por compratir tus experiencias y si aceptas pedidos, pasa directamente al capitulo de las chinas y la gastronomia, ja ja. abrazo master!

Anónimo dijo...

Volviste, capo!! La verdad que te felicito por la vida que elegiste. Pero no podés no escribir un libro con todo ésto. Pensá que debés ser el único argentino con semejante recorrido. Fuerte abrazo! Christian.

mesenllà dijo...

Me alegro de tu vuelta a China.

Supongo que ya te habrás pasado por el monasterio de monjas cercano al templo Wenshu. Pero por si acaso no fuera así, por la tarde recitan mantras cantando, espectacular!!!

Un abrazo y que disfrutes de China.

Lorena dijo...

Hola Nico!
Me alegra leerte nuevamente, ya habian pasado tantos meses que pensé ya no volverías a escribir.

Abrazo

Anónimo dijo...

por finnnnnnnnnnnnnnnnn ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Daniel dijo...

Vamos Nick!!!que bueno saber de vos .Que bueno leer estas vivencias chinas tan bien detalladas y desmenuzadas.Cuidate mucho ,un abrazo grande!!
pd: obviamente estaba esperando este regreso!

JP dijo...

que bueno que hayas vuelto y nos cuentes tus experiencias . Un abrazo

wil dijo...

Muy bueno tu blog, me gustaria viajar el prox año para china, informarias los costos de la comida?, otra: mi idea es pasar primero por Japon, china y pasar en tren para alemaña.. tenes idea soble transportes? muchas gracias..